(100 a.C. - 500 d.C.)


 

La Cultura Virú es una cultura costeña que se desarrolló entre 200 a.C. y 200 d.C. entre los valles de La Leche y Santa. Es una cultura cohetánea con la Cultura Salinar.

La autoridad política se centralizó en el valle de Virú en el sitio hoy conocido con el nombre de Grupo Gallinazo, un núcleo de edificios religiosos y administrativos rodeados de un gran número de viviendas que cubren en total un área de aproximadamente 5 Km2.

Otra denominación es la de Cultura Gallinazo por las manchas blancas en los muros dejadas por estas aves en los diversos lugares de ocupación de esta sociedad.

Su desarrollo se considera establecido en tres fases: Temprana, Media y Tardía. Las fases Temprana y Media en las que se ubicaron en las partes bajas de los valles; mientras la fase Tardía es en la que, bajo influencia Moche y Recuay, se asentaron en las partes más altas, lo cual implica nuevos conceptos de irrigación y de defensa con la utilización de fortificaciones.

Al mismo tiempo que crecía y se desarrollaba la capital Gallinazo en Virú, en el valle de Moche, unos 25 kilómetros al norte, iba tomando forma un potencial rival, los Moche, que alrededor del siglo II d.C. sometieron y marcaron así el fin de la Cultura Virú...

  CERÁMICA

La cerámica Gallinazo es fundamentalmente escultórica y por lo general de color rojo, decorada con incisiones y pintura blanca, pero la principal técnica decorativa fue el negativo o aplicación resistente de pigmento negro orgánico.

Los Virú fueron los iniciadores de los huacos– retrato, que años más tarde perfeccionarían los Mochicas.

Las formas habituales incluyen vasijas con asa estribo, botellas con una figura modelada y pico unidos con asa puente, ollas con cuello y varias formas de jarras, así como grandes urnas.

  METALURGIA

En metalurgia, los artesanos Gallinazo continuaron practicando las técnicas previamente conocidas en la Costa Norte. Sin embargo se incrementó el uso del cobre y comenzó durante esa época el dorado de objetos hechos con aleación de cobre y oro.

ARQUITECTURA

La arquitectura ha permitido definir cuatro tipos de construcciones identificados a esta cultura:

1. LOS CENTROS URBANOS CEREMONIALES: eran construcciones donde se hicieron pirámides de grandes dimensiones que se relacionaban con el desarrollo de actividades ceremoniales y de culto.

2. LOS CASTILLOS FORTIFICADOS: eran grandes edificaciones ubicadas lugares estratégicos de la parte alta, donde se angosta el valle medio; su función era vigilar, defender y controlar el valle.

 3. LAS GRANDES CASAS SEMIAISLADAS: presentan habitaciones y techo a dos aguas generalmente estaban alejadas y solitarias, en estas debieron de vivir personajes principales o funcionarios que supervisaban las actividades productivas.

 4. LAS ALDEAS: eran aglutinadas, allí vivía el pueblo; en sus construcciones utilizaron materiales perecedores como el carrizo la caña y el algarrobo.

CERÁMICA VIRÚ

La cerámica fue pintada con la técnica del negativo.

Esta técnica consiste en pintar las áreas que rodean las líneas que delimitan los motivos decorativos, más no los motivos mismos, que de este modo aparecen resaltados en negativo. El color que contrasta es el negro sobre el fondo naranja.

Esta técnica también es propia de la Cultura Recuay y de las culturas mesoamericanas y centroamericanas.

Los dibujos son básicamente ondas, motivos geométricos.

Cuando en la vasija se representa una cara, ésta presenta los característicos ojos en forma de “grano de café”.

Por lo general las figuras eran hieráticas

Ver Fotos

Arriba

Envie sus sugerencias

Ir a google